EDUCAR A TU CACHORRITO A HACER SUS NECESIDADES EN LA CALLE.

EDUCAR A TU CACHORRITO A HACER SUS NECESIDADES EN LA CALLE.

Ya tenemos al cachorro con tres meses y todas sus vacunas puestas, es el momento de salir al exterior y aprender cómo hacer las necesidades en la calle.

¿CÓMO LO HACEMOS?

Es común no saber por dónde empezar, todos los dueños noveles de perros quieren educar a su nuevo cachorro a no hacer sus necesidades dentro de su hogar. La mejor manera de lograr este objetivo es estableciendo un cronograma a seguir y apegarse a él.

Mientras el cachorro toma su tiempo para asociar, es útil establecer firmemente las reglas sobre dónde debe y no debe eliminar tu cachorro.

Las jaulas para perros y los empapadores para cachorros pueden ser herramientas de entrenamiento muy útiles para ayudarlo a establecer su plan de entrenamiento para ir al baño.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es la salud emocional de nuestro cachorrito, esto significa que se encuentre seguro en su entorno.

Los expertos aseguran que el entrenamiento se compone de dos partes.

  • Construir una relación sólida.
  • Creación de una estructura.

Cuando ya existe un vínculo amoroso y de confianza es mucho más sencillo enseñarle comandos y comportamientos.

ENTRE LAS 8 Y 16 SEMANAS.

Exposición al medio ambiente

Es el periodo crucial de socialización, hasta las 16 semanas, los cachorros son estudiantes de la vida. Tienen curiosidad, y deberían estar aprendiendo, sobre cómo funciona el mundo que los rodea, específicamente cómo se ven y suenan las cosas. Por esa razón, los estudios de los expertos dictaminan en exponer a los cachorros a su entorno antes de enfocarse en el entrenamiento de obediencia.

ENTRENAR A TU CACHORRO.

Saca a tu cachorro con frecuencia

Los cachorros, especialmente los menores de 12 semanas de edad, deben sacarse a medida de lo posible cada una o dos horas. Antes de las 12 semanas de edad, los cachorros todavía están desarrollando los músculos necesarios para controlar sus necesidades. También es un buen hábito sacar a tu cachorro después de dormir, jugar, comer o beber.

HORARIO DE ALIMENTACIÓN.

Por lo general, se recomienda alimentar al cachorro con dos o tres comidas al día. Acostumbra a que cada comida sea a la misma hora todos los días. Los perros harán sus necesidades naturalmente poco después de comer, por lo que desarrollar un horario de alimentación consistente puede evitar confusiones y accidentes dentro de casa.

USAR JAULAS DE ENTRENAMIENTO.

El entrenamiento en jaulas es una herramienta muy efectiva para ayudar no solo con el entrenamiento para ir al baño del cachorro, sino también con la creación de un lugar seguro para el cachorro. Los perros son animales de guarida, por lo que sus instintos les dirán que encuentren un lugar tranquilo para comer y descansar al final del día.

A los perros no les gusta eliminar dónde duermen o comen, por lo que entrenar al cachorro para que se sienta cómodo en una jaula es una excelente manera de evitar que tengan accidentes en casa. La jaula no debe usarse como castigo. Puede usarse siempre que su cachorro no pueda ser supervisado directamente para descansar o comer.

Elegir el tamaño correcto de la jaula es extremadamente importante, especialmente para los perros de razas grandes que crecen rápidamente durante la edad de cachorro. Has de tener en cuenta que el cachorro debe tener suficiente espacio para ponerse de pie, darse la vuelta y acostarse cómodamente.

Con espacio extra tu perro tendrá un área para descansar en una esquina y orinar o hacer caca en la otra. Muchas jaulas vienen con un divisor que se puede mover a medida que el cachorro crece.

PRACTICA SIEMPRE EL REFUERZO POSITIVO.

El refuerzo positivo es la clave para un entrenamiento exitoso de ir al baño. El refuerzo positivo le enseñará al cachorro que es recompensado por hacer sus necesidades fuera.

Cada vez que el cachorrito haga sus necesidades en la calle, recompénsalo inmediatamente con elogios verbales, premios caninos o un juguete. La recompensa debe darse inmediatamente después de la acción deseada, para que el cachorro haga una asociación positiva con hacer caca o pipí.

APRENDER CUÁNDO TU CACHORRO QUIERE SALIR.

La supervisión constante es otra parte importante del entrenamiento exitoso para ir al baño de un cachorro. Aprende las señales que indican que tu cachorro necesita evacuar evitará accidentes innecesarios en casa. La mayoría de los perros olfatean, hacen círculos, rascan la puerta, buscan su correa, gimen o se sientan junto a la puerta para indicar que necesitan ir al baño.

ACOSTUMBRA A TU CACHORRO A SALIR CON SU CORREA.

Es importante siempre poner a tu cachorro su correa cuando salga a la calle, y que se acostumbre a hacer sus necesidades con ella colocada. Esto no solo ayudará a que se sientan cómodos con la correa, sino que también estarás allí para recompensar el buen comportamiento. Después de dar una recompensa positiva, juega con tu cachorro durante unos minutos, o bien pasea un rato con él, se debe evitar regresar a casa inmediatamente al terminar el refuerzo positivo, ya que podemos crear una conexión negativa, y tener el efecto contrario a lo que estamos buscando.

QUE NO HACER EN EL ENTRENAMIENTO

No es aconsejable el uso de empapadores para que hagan sus necesidades con el entrenamiento en jaulas

Los empapadores para cachorros no deben usarse como sustituto de salir al exterior, a menos que sea una situación especial, como vivir en una casa de gran tamaño o tener movilidad limitada. Permitir que los cachorros hagan pipí o caca en los empapadores dentro de casa puede confundir al cachorro sobre dónde se les permite eliminar. Esto suele ralentizar el proceso de entrenamiento para ir al baño en la calle y debe evitarse siempre que sea posible.

NUNCA SUSTITUIR EL CASTIGO POR EL REFUERZO POSITIVO

El castigo NUNCA es una metodología de entrenamiento aceptable o exitosa. Las desafortunadas técnicas obsoletas utilizadas como “entrenamiento “al pegar a un perro con un periódico o frotarle la cara en sus excrementos para «enseñarles una lección».  ESTAS PRÁCTICAS SON MALTRATO ANIMAL. Estás intimidando a tu cachorro, y lo único que obtendrás será que te tenga pavor.

Los perros no asocian estos comportamientos con hacer algo mal. Recuerda que el entrenamiento para ir al baño requiere ser paciente y cariñoso. Tu cachorrito está en proceso de aprender.

NO SEGUIR UN HORARIO

No ceñirte cada día a un horario constante de descanso, de salir a la calle y de alimentación, puede crear confusión en el cachorro y, por lo tanto, conduce a más accidentes dentro de casa.

RECORDATORIO

Tener un cachorro es una gran responsabilidad, y es tarea de los papis de perros cumplir con la educación y entrenamiento de éstos, ceñirse a horarios y supervisar constantemente a tu perro. Si sacamos más veces al cachorrito al exterior, más oportunidades tendrá de ir aprendiendo a hacer sus deposiciones fuera, y aprenderá más rápidamente.

Si necesitas más ayuda, o quieres más información sobre este tema puedes ponerte en contacto conmigo.